Chronic-Logo-Azul-01.png

Dolor de Codo

Beneficios de la fisioterapia en el tratamiento del dolor de codo

Beneficios de la fisioterapia en el tratamiento del dolor de codo:

  • Proporciona alivio del dolor al reducir las molestias en el área afectada del codo.
  • Facilita la recuperación de la movilidad en toda la articulación que ha sido afectada.
  • Contribuye a acelerar el tiempo de recuperación y favorece un regreso más rápido a la actividad deportiva habitual.
  • Mejora la irrigación y vascularización del área, lo cual contribuye a una mejor recuperación.
  • Promueve una rehabilitación que previene recaídas en la misma lesión.

Posibles tratamientos de fisioterapia para el dolor de codo

La fisioterapia para el dolor de codo ofrece a los pacientes un tratamiento adaptado a sus necesidades individuales. Con la fisioterapia, es posible abordar diversos tipos de dolor de codo, como la epicondilitis o el codo de golfista. A través de ejercicios específicos y terapia Física o invasiva, podemos lograr un tratamiento eficaz y una completa rehabilitación del codo.

Muchos pacientes que acuden a nuestra clínica presentan quejas de dolor en la parte interna del codo. Para poder aplicar el tratamiento de fisioterapia adecuado para el dolor de codo, es necesario realizar un diagnóstico completo que considere todos los aspectos relevantes y analice los síntomas informados por el paciente.

Diatermia

Este tipo de terapia forma parte de las técnicas de alta frecuencia o radiofrecuencia. Su objetivo es generar un aumento de temperatura en la zona afectada para brindar alivio al dolor. Se ha comprobado que es capaz de penetrar a mayor profundidad que otras formas de termoterapia, como las microondas, los infrarrojos o las ondas cortas.

Ecografía

La ecografía se utiliza como guía en los tratamientos invasivos. Gracias al uso del ecógrafo, logramos llegar a los puntos necesarios para realizar punciones de manera directa y efectiva. Esto permite que el tratamiento sea más preciso, evitando molestias al paciente y reduciendo el tiempo de aplicación. La ecografía proporciona una mayor precisión en los procedimientos, mejorando la experiencia del paciente y optimizando el resultado final.

Fisioterapia invasiva

Este tipo de tratamiento se refiere a aquellos que utilizan técnicas que requieren el uso de una aguja sólida, aplicando agentes físicos de forma percutánea en el sistema musculoesquelético. La aguja se convierte en el elemento activo que, mediante el movimiento inducido en los tejidos blandos, genera un efecto mecánico que puede ser aplicado de manera  combinada con otros agentes físicos como la electrolisis percutanea EPI®, Neuroestimulación percutanea como tambien la acupuntura y la punción seca.

Terapia Manual Ortopédica

Esta disciplina se centra en la idea de que las patologías se encuentran relacionadas con problemas en el sistema musculoesquelético y un enfoque biopsicosocial, y que la estructura y función del cuerpo están íntimamente relacionadas. Esta comprende tratamientos de los nervios, los músculos y los huesos, los cuales se encuentran interconectados y forman la estructura del cuerpo tal y como la conocemos.

En la actualidad, se considera como una combinación de manipulación del cuerpo y tratamientos. Su enfoque principal es la recuperación de la movilidad adecuada, la correcta postura y la activación de los mecanismos de autocuración del cuerpo a través de técnicas no invasivas.

Ondas de choque Focales

Las ondas de choque Focales son ondas acústicas provocadas por un cabezal piezoeléctrico que golpea dentro del tejido dañado promoviendo la reparación y curación del tejido aumentando la vascularización y liberando factores de crecimiento en los casos de tendinopatías.

Laser de Alta Potencia

LightForce® se basa en la fotobiomodulación, la cual está consolidada por su eficacia en el tratamiento del dolor músculo-esquelético. Este tratamiento se basa en la luz enfocada de los fotones, los cuales penetran en el tejido para incrementar el metabolismo celular, disminuyendo así el dolor y la inflamación y acelerando el proceso de curación.

 

¿Qué es el dolor de codo?

El dolor en el codo, también conocido como epicondilitis o “codo de tenista”, puede tener diversas causas. Puede ser resultado de una sobrecarga en los músculos, lo que lleva a la irritación e inflamación de los tendones del codo. También puede ser causado por un edema después de un traumatismo o incluso por la compresión de un nervio.

El tratamiento de este tipo de dolor con medicamentos puede brindar alivio a corto plazo. Sin embargo, no aborda la causa subyacente del dolor y, por lo tanto, no se soluciona el problema de raíz, lo que podría incluso empeorar el daño.

Es importante buscar un enfoque de tratamiento integral, como la fisioterapia, que se centre en abordar tanto los síntomas como la causa subyacente del dolor. De esta manera, se podrá lograr una recuperación completa y duradera.

Posibles causas del dolor de codo?

Luxaciones y dolor muscular

La principal causa del dolor de codo es la sobrecarga de los músculos tríceps, infraespinoso, ancóneo, así como de los músculos epicondíleos y epitrocleares.

Esto suele derivar en distintos tipos de tendinitis, es decir, la inflamación de los tendones. Es importante entenderlo como la respuesta del vínculo entre el músculo y el hueso, que transmite la fuerza del músculo al hueso.

Esta afección suele ser consecuencia de movimientos forzados y repetitivos, tanto en el trabajo como en la práctica deportiva.

Todo esto provoca una sobrecarga muscular, la aparición de puntos gatillo y tensiones que comparten una característica común: un aumento en el tono muscular. Esta tensión se transmite a los tendones y puede llevar a procesos inflamatorios y degenerativos.

La sobrecarga puede ser crónica o aguda. La crónica se produce debido a movimientos continuos y repetitivos, mientras que la aguda puede surgir a raíz de movimientos bruscos o demasiado intensos.

En el tratamiento del dolor de codo, proveniente de una luxación, es beneficioso combinar diversas técnicas de fisioterapia con el objetivo de obtener los mejores resultados.

Bloqueos vertebrales cervicales (C5 a C7) y dolor metamérico

La irritación de las metámeras correspondientes a los nervios sensitivos que inervan la zona del brazo y el codo es provocada por bloqueos en las vértebras cervicales C5-C6-C7. Esto resulta en un aumento del dolor en esa área.

La fisioterapia resulta muy efectiva para tratar el dolor de codo originado por bloqueos vertebrales en la zona cervical.

Fracturas de codo

La fractura del olécranon, la parte distal del húmero, la cabeza del radio y la parte proximal del cúbito es una lesión que puede ocurrir en todos los grupos de edad, pero es más común en ancianos y adultos jóvenes. Se clasifica según la ubicación de la parte afectada.

Generalmente, esta fractura ocurre debido a un golpe fuerte en la parte posterior del codo o a una caída con el brazo extendido.

La fisioterapia para el dolor de codo derivado de una fractura nos permitirá lograr una mejor rehabilitación y acelerar los tiempos de recuperación.

Artrosis y artritis en el codo

Puede afectar una o más articulaciones en cualquier parte del cuerpo, y una de ellas es el codo. Un diagnóstico y tratamiento temprano son fundamentales para controlar los síntomas y prevenir el daño articular. Por lo tanto, es altamente recomendable buscar la ayuda de un fisioterapeuta adecuado que ayude a mantener el funcionamiento muscular y articular.

Cuando se presentan casos de artrosis y artritis, la fisioterapia para el dolor de codo es una respuesta adecuada para aliviar los síntomas que se manifiesten.

Epicondilitis de codo o codo del tenista

La epicondilitis es la inflamación de los tendones epicondíleos, que conectan la musculatura de la parte posterior del antebrazo y la mano con el epicóndilo en la cara lateral externa del codo. Estos tendones son responsables principalmente de controlar los movimientos de agarre, extensión y supinación de la mano.

Cuando se realizan movimientos continuos y repetitivos, se producen microlesiones en el tendón. Con el tiempo, esto puede ocasionar dolor e irritación en la zona e incluso pequeñas roturas parciales. Cualquier actividad que implique el uso repetitivo de la muñeca puede provocar esta lesión.

Si aplicamos adecuadamente la fisioterapia para el dolor de codo causado por la epicondilitis, lograremos un alivio significativo de los síntomas.

Epitrocleitis o codo de golfista

Se trata de una inflamación de los tendones epitrocleares, que conectan la musculatura de la parte anterior del brazo y de la mano con la epitróclea en la parte interna y anterior del codo. Estos tendones son responsables principalmente del control de los movimientos de agarre, flexión y pronación de la mano.

Los movimientos repetitivos y la sobrecarga muscular son las principales causas de esta afección.

En estos casos, la fisioterapia para el dolor de codo ofrece una respuesta eficaz para el tratamiento y alivio de los síntomas.

Luxación anterior del codo con fractura del olécranon

La luxación del codo suele ir acompañada de una fractura del olécranon en dos o más fragmentos. Esta lesión puede ser el resultado de un golpe o una caída en la parte posterior del antebrazo.

El tratamiento recomendado siempre es quirúrgico, ya que se requiere estabilizar la luxación mediante la fijación del olécranon, lo cual puede realizarse mediante el uso de clavos.

Es de vital importancia llevar a cabo una rehabilitación posterior para recuperar por completo la movilidad y funcionalidad de la articulación del codo. En este sentido, la fisioterapia para el dolor de codo después de una luxación permitirá una rehabilitación completa de la articulación.

Edemas óseos

Se trata de una inflamación del hueso. Se produce por debajo del cartílago. En muchos casos es persistente y tarda mucho en desaparecer o resolverse y sobre todo cuando no se maneja adecuadamente. Una forma de explicarlo coloquialmente es decir que es un “moratón” en el hueso.

Los edemas óseos se producen por traumatismos importantes, microtraumatismos, facilitación central (irritación de ciertas zonas de la médula) y sufrimiento mecánico-químico crónico.

Los síntomas son un dolor sordo y continuo, localizado, pero no palpable. Empeora con la actividad porque se irrita y produce más dolor

Debe ser tratado por un fisioterapeuta profesional y hay que guardar reposo relativo y ser tratado con terapias de última generación como Láser, Magnetolith, Ondas de choque focales o PRP intraóseos por un especialista cualificado , para acortar los tiempos de recuperación.

Reserva una sesión con nosotros

Somos tu clínica de referencia para lograr tu mejoría y recuperación

De conformidad con las normativas de protección de datos, le facilitamos la siguiente información del tratamiento: Responsable: Chronic Servicios Avanzados SL. Fines del tratamiento: mantener una relación comercial y enviar comunicaciones de productos o servicios Derechos que le asisten: acceso, rectificación, portabilidad, supresión, limitación y oposición Más información del tratamiento en la Política de Privacidad.