Chronic-Logo-Azul-01.png

Fractura de vértebras: tipos y tratamiento

fractura de vértebra

¿Qué es una fractura de vértebras?

Una fractura de vértebras se produce cuando uno o más huesos de la columna vertebral se rompen. Esto puede ser el resultado de un traumatismo significativo, como un accidente de tráfico, una caída o una lesión deportiva. 

Las fracturas vertebrales son especialmente comunes en personas con osteoporosis, donde los huesos se vuelven más frágiles y susceptibles a romperse.

Además del dolor intenso, las fracturas vertebrales pueden llevar a problemas neurológicos si hay daño en la médula espinal o los nervios cercanos. 

El tratamiento adecuado es fundamental para evitar complicaciones a largo plazo y recuperar la funcionalidad de la columna.

Posibles causas

Las causas de una fractura de vértebras pueden variar, pero los traumatismos son la causa más común. Accidentes de tráfico, caídas desde alturas considerables y lesiones deportivas pueden ejercer una fuerza excesiva sobre la columna, provocando fracturas. Además, las fracturas vertebrales también pueden ocurrir debido a condiciones médicas preexistentes.

La osteoporosis es una de las causas médicas más frecuentes de fracturas vertebrales, especialmente en adultos mayores. Esta enfermedad reduce la densidad ósea, haciendo que los huesos sean más susceptibles a fracturas incluso con mínimos esfuerzos o caídas leves.

Tipos de fractura de vértebras

Fracturas Mayores

Las fracturas mayores de vértebras son aquellas que implican una pérdida significativa de la estructura ósea y estabilidad de la columna. Estas fracturas suelen requerir intervenciones quirúrgicas y una rehabilitación intensiva. 

Entre las fracturas mayores, encontramos las que afectan varias vértebras o comprometen la médula espinal.

Fracturas Menores

Las fracturas menores, aunque dolorosas, no comprometen de manera significativa la estabilidad de la columna vertebral. Su tratamiento suele ser menos agresivo y puede incluir terapias conservadoras como la fisioterapia, el uso de ortesis y medicamentos para el control del dolor.

Fracturas Estables

Las fracturas estables no desplazan las vértebras y no afectan la alineación de la columna. Estas fracturas permiten que el paciente mantenga una movilidad limitada y se pueden tratar con métodos no quirúrgicos. 

El reposo y la fisioterapia suelen ser suficientes para la recuperación de este tipo de fracturas.

Fracturas Inestables

Las fracturas inestables son aquellas que resultan en una pérdida de la alineación vertebral o la integridad de la columna, poniendo en riesgo la médula espinal. 

Estos casos requieren atención médica urgente y, generalmente, un tratamiento quirúrgico para estabilizar la columna y prevenir daños neurológicos.

Tipos de fracturas específicos

Fractura por compresión

La fractura por compresión es común en personas con osteoporosis. Ocurre cuando la parte anterior de una vértebra se aplasta, reduciendo su altura. Esta fractura puede causar dolor crónico y deformidades si no se trata adecuadamente. 

La fisioterapia y la terapia farmacológica son esenciales para el tratamiento y la recuperación.

Fractura por estallido

Las fracturas por estallido son resultado de una fuerza axial extrema que hace que la vértebra se rompa en múltiples fragmentos. Este tipo de fractura es muy grave y puede llevar a lesiones neurológicas debido a la dispersión de los fragmentos óseos. 

El tratamiento suele incluir cirugía y un largo periodo de rehabilitación.

Fractura por flexión-disrupción

Las fracturas por flexión-disrupción ocurren cuando la columna vertebral se dobla de manera abrupta y excesiva, provocando una ruptura. 

Esto puede ser extremadamente doloroso y requerir tanto intervención quirúrgica como un régimen de fisioterapia para restaurar la función normal de la columna vertebral.

Síntomas de una rotura de vértebras

Los síntomas de una fractura vertebral pueden variar según la gravedad y el tipo de fractura. El síntoma más común es el dolor agudo en la zona afectada, que puede irradiar hacia otras partes del cuerpo, como las piernas o los brazos. 

También puede ocurrir que padezcas pérdida de altura, deformidades visibles de la columna y, en casos graves, síntomas neurológicos como debilidad, entumecimiento o parálisis.

En algunos casos, los pacientes pueden experimentar una disminución en la capacidad para realizar actividades diarias debido al dolor y la rigidez. 

Es esencial buscar atención médica inmediata si se sospecha una fractura vertebral para evitar complicaciones adicionales.

fracturas vertebrales tipos

Otros artículos que pueden interesarte:

Tratamiento NO quirúrgicos desde la Fisioterapia

Terapia MBST: Resonancia Magnética Nuclear Terapéutica

La Terapia MBST es una técnica innovadora que utiliza la resonancia magnética nuclear terapéutica para promover la regeneración ósea y el alivio del dolor. 

Este tratamiento no invasivo es particularmente efectivo para pacientes con fracturas vertebrales causadas por osteoporosis, ayudando a mejorar la densidad ósea y acelerar la recuperación.

Otros tratamientos

Reposo

El reposo es fundamental en las primeras etapas de una fractura vertebral para permitir que el hueso sane correctamente.

Sin embargo, es importante balancear el reposo con una actividad leve para evitar la pérdida de masa muscular y rigidez.

Analgésicos

Los analgésicos juegan un papel importante en el manejo del dolor asociado con las fracturas vertebrales.

El uso de medicamentos como paracetamol o AINEs (antiinflamatorios no esteroideos) puede proporcionar alivio del dolor y mejorar la calidad de vida del paciente durante el proceso de recuperación.

Ortesis

Las ortesis, o corsés, son dispositivos que ayudan a estabilizar la columna vertebral, reduciendo el dolor y permitiendo una recuperación más rápida.

Estas herramientas son especialmente útiles en fracturas estables y menores, donde la cirugía no es necesaria.

Fármacos

Además de los analgésicos, otros fármacos pueden incluir medicamentos para fortalecer los huesos, como los bifosfonatos, que son esenciales en el tratamiento de la osteoporosis. 

Estos medicamentos ayudan a prevenir futuras fracturas y facilitan la recuperación de la estructura ósea.

A modo resumen, podemos decir que:

Las fracturas de vértebras, resultantes de traumatismos o condiciones como la osteoporosis, pueden ser graves y requieren un tratamiento adecuado para evitar complicaciones.

Su tratamiento adecuado es fundamental para asegurar una recuperación completa y prevenir complicaciones a largo plazo. 

La combinación de tratamientos no quirúrgicos, como la Terapia MBST y el uso de ortesis, junto con un enfoque integral de la fisioterapia, permite a los pacientes recuperar la movilidad y reducir el dolor de manera efectiva. 

Es esencial seguir las recomendaciones médicas y realizar un seguimiento constante para garantizar el éxito del tratamiento y mejorar la calidad de vida de los afectados. 

Si sospechas de una fractura vertebral, busca atención médica inmediata para recibir el diagnóstico y tratamiento adecuados.

Deja un comentario