Chronic-Logo-Azul-01.png

Patologías de rodilla: sus fases y posibles soluciones

patologias-de-rodilla-tratamiento

Las patologías de rodilla son los casos más habituales en la mayoría de nuestras consultas, ya que se trata de la articulación más propensa a lesiones del miembro inferior. En algunas ocasiones por lesiones traumáticas y en otras por lesiones indirectas o degenerativas. Lo principal es saber diferenciar de qué tipo de lesión se trata.

A continuación, vamos a enumerar cuál o cuáles suelen ser las más habituales y así comprobar si te sientes identificado/a con alguna.

Rehabilitación pre y postoperatoria de las patologías de rodilla

Si tenemos identificada la lesión y contamos con un buen diagnóstico por imagen, podemos determinar qué tratamiento será el más adecuado, tanto si es necesario operar, como si hay que actuar de forma post intervención en la recuperación.

Las patologías de rodilla más habituales que solemos rehabilitar en nuestra clínica son:

  • Rotura de Ligamento cruzado anterior.
  • Meniscectomías.
  • Prótesis de rodilla.
  • Condroplastias.
  • Tendinopatías.

Según la patología de rodilla, estableceremos unas pautas a seguir:

  • Artromotor para ganar rango articular.
  • Laser en la mejora del dolor y la cicatriz.
  • Ejercicio con restricción de flujo.
  • Ejercicio con Electroestimulación.
  • Neuroestimulación con terapia Super inductiva.

Las pautas según patologías siempre se han de dar de forma personalizada. Ningún paciente es igual a otro por tipo de lesión, evolución, formas de curación etc. Por lo que lo mejor es ofrecer un tratamiento a medida, consiguiendo así los resultados más óptimos.

Otros artículos que pueden interesarte:

Por eso en Chronic especialidades nos centramos en ofrecer los mejores planes de tratamiento dependiendo del estado o el desarrollo de la patología.

Fases de recuperación en las que se puede encontrar un paciente

Según la fase de recuperación, podemos encontrar a un paciente en diferentes estados de evolución, bien porque haya empezado con nosotros, o no este conforme con su tratamiento y quiera complementarlo con el que esté haciendo en su mutua, hospital o club deportivo.

Las diferentes fases o momentos en los que podemos clasificar a los clientes que acuden a nuestra clínica son los siguientes:

  • Fase 1 o preoperatoria:

 En esta fase se realiza la preparación del paciente para una mejor recuperación antes de la intervención. Los objetivos de esta fase son:

  1. Reducir el edema/derrame/dolor.
  2. Recuperar el rango de movilidad articular.
  3. Potenciar la musculatura.
  • Fase 2 o postoperatoria:
  1. Evitar que se produzca la rigidez articular.
  2. Láser para cicatrización de la zona intervenida.
  3. Crio-compresión. 
  4. Trabajos para ganar rango articular.
  5. Fortalecimiento Isométrico con electroestimulación.
  6. Neuroestimulación con terapias superinductivas.
  7. Deambulación temprana.
  • Fase 3:
  1. Mejora de deambulación.
  2. Trabajo de CORE.
  3. Fortalecimiento en cadena cinética cerrada (bici, sentadilla en diferentes angulos…)
  4. Ganancia de rango articular completo.
  5. Propiocepción.
  • Fase 4:
  1. Trabajo unipodal.
  2. Movilización patelar.
  3. Potenciación muscular.
  4. Trabajo de CORE.
  5. Iniciación del trote.
  6. Ejercicios en piscina, como caminar o natación libre suave, excepto braza.
  • Fase 5:
  1. Rango de movilidad articular sin restricciones.
  2. Potenciación muscular en cadena abierta.
  3. Progresión de ejercicios de agilidad, cambios de ritmo y dirección, carreras laterales o saltos.
  4. Inicio progresivo del entrenamiento específico para su actividad deportiva previa.
  • Fase 6:
  1. Retorno a la actividad deportiva.
  2. Conseguir fuerza del 85-90% de cuádriceps e isquiotibiales respecto a la contralateral.
  3. Trabajo pliométrico.
  4. Trabajo excéntrico.

Uso de soportes y vendajes para que tu patología de rodilla sea llevadera

En diferentes ocasiones se pueden utilizar diferentes ortesis para favorecer la estabilidad de rodilla, antes o después de la intervención si son necesarias. Encontramos diferentes tipos:

  • Ortesis estabilizadoras

Se van a encargar de aportar ese extra de estabilidad que se ha podido perder por lesiones ligamentarias.

  • Ortesis funcionales

Van a permitir realizar los movimientos completos de rodilla dando un extra de estabilidad. Se pueden utilizar para realizar deporte.

  • Ortesis correctoras

Gracias a ellas, es posible cambiar la posición de la rótula o la posición de flexión y rotación de la tibia.

  • Ortesis protectoras

Ayudan a evitar que la rodilla sufra golpes en el trabajo, en el deporte… Son rodilleras acolchadas o reforzadas.

La fisioterapia es la gran aliada para poder volver paulatinamente a la actividad habitual, ya sea deportiva o para poder dar un paseo de forma rutinaria, con plenas garantías de seguridad para nuestro estado físico, siempre respetando los tiempos biológicos y de la lesión a tratar.

Ante cualquier duda, puedes acudir a nuestra clínica. Recibirás atención y asesoramiento personalizado por parte de nuestro equipo de profesionales. 

Deja un comentario